Páginas

sábado, 14 de marzo de 2009

Almodóvar presenta 'Los abrazos rotos', su declaración de amor al cine

Penélope Cruz interpreta en la película a una mujer maltratada por la vida

Tráiler de 'Los abrazos rotos'. Vídeo: YOUTUBE

Penélope Cruz, Pedro Almodóvar y Blanca Portillo, en la presentación de la película, hoy en Madrid. Foto: DAVID CASTRO
Penélope Cruz, Pedro Almodóvar y Blanca Portillo, en la presentación de la película, hoy en Madrid. Foto: DAVID CASTRO
EFE / CARLOS DEL AMO
MADRID

Es su película número 17 y la más cara, ha costado 12 millones de euros. Su rodaje ha sido el más duro y largo, quince semanas entre Madrid y Lanzarote. Pero, ante todo, Los abrazos rotos es una "declaración de amor" de Pedro Almodóvar al cine, según ha confesado el realizador manchego, ganador de dos Oscar.

Cerca de 400 personas han asistido en dos salas de los cines Kinépolis en Madrid a la presentación de la película, que se estrena el miércoles. Entre los espectadores figuraban el equipo técnico de El Deseo, con Agustín Almodóvar al frente, y los principales intérpretes de la cinta: Blanca Portillo, José Luis Gómez, Lluís Homar, Rubén Ochandiano, Tamar Novas y Pénelope Cruz, recién llegada de Los Ángeles.

El director, Cruz y Portillo han coincidido en que su primer deseo es que la película llegue al público, que "la entiendan y les emocione". "Espero que la gente vaya a verla, sé que hay mucha expectación, y eso ya es bueno. Que no se les haga larga y que les comuniquemos todas las emociones. Lo sabremos la próxima semana", ha explicado Almodóvar.

El manchego ha destacado que Los abrazos rotos es una "película romántica de historias cruzadas, todas muy intensas".

No obstante, el director ha manifestado: "La historia que subyace en toda la película es mi amor con el cine". Por este motivo, ha incluido referencias a cintas como Te querré siempre, de Rossellini, y a su Mujeres al borde de un ataque de nervios.

'Chicas y maletas'

En la historia, el personaje de Pénelope, Lena, es una mujer maltratada por la vida. Quiere ser actriz y cae en los brazos de un magnate (José Luis Gómez) que le permite rodar a las órdenes de un director de cine ciego (Lluís Homar). El filme que ruedan es una versión de Mujeres al borde de un ataque de nervios y se llama Chicas y maletas.

El director ha preferido "usar algo de producción propia que pudiera manipular. No es un auto-homenaje, pero no quería escribir una historia solo para eso y destrozarla". Además, hay un corto, La concejala antropófaga, protagonizado por Carmen Machi.

"En este cortometraje, que escribí durante el rodaje, me he podido explayar con más frescura y libertad", ha comentado Almodóvar, para quien todas sus películas son su "patrimonio en todos los sentidos" y forman parte de su biografía.

Drama poco usual

Pedro Almodóvar ha confesado que se está especializando en un tipo de drama poco usual, un género que habla de la condición humana, pero como reflejo de una vida propia. Además, ha manifestado su orgullo por la parte del largometraje "más thriller y noir".

Por un momento en la rueda de prensa, ha pasado de compareciente a periodista preguntando uno a uno a sus actores: "¿Cómo os ha ido en el rodaje, que antes no me atrevía a preguntarlo?".

Portillo ha contestado: "Ha sido fascinante. Todos hemos puesto mucha alma y riesgo emocional, se han creado vínculos muy fuertes y eso lo respira la película. El momento final en el bar Chicota con gintónic, más gin que tonic, me daba miedo, pero no hay regalo más bonito que alguien te escriba tres páginas seguidas y te las confíe".

Rodaje duro

Asimismo, José Luis Gómez no cree que la fama de mandón de Pedro sea cierta y ha afirmado: "Me lo he pasado bien rodando, pero ha sido dura mi pelea con el papel de Ernesto Martel, porque es un individuo difícil de tratar".

Para Penélope, "el rodaje ha sido duro". "Una de las pocas cosas que comparto con mi personaje es mi amor al cine. Lena es una superviviente, una luchadora que necesita volar y, cuando cree que se van a cumplir sus sueños, no es así", ha declarado.

Lluís Homar, por su parte, da vida a un cineasta ciego y ha desvelado que lo más duro fue el entrenamiento con un equipo de la ONCE, que incluso le llevó a ir desde su casa a los ensayos con los ojos tapados en metro.