Páginas

domingo, 23 de noviembre de 2008

«¡No necesito acostarme con James Bond, prefiero pegar puñetazos!»

Su principal vocación son las historias íntimas del cine independiente. La actuación de la que está más orgullosa es la de «The Ring Finger» («El dedo anular»)

En su tierra natal, Ucrania, la serie de James Bond no era especialmente conocida, así que lo primero que hizo tras firmar el contrato para protagonizar «Quantum of Solace» fue encerrarse en casa a «estudiar» las mejores entregas de la saga. En la película, que se estrena hoy en España, Olga Kurylenko (Berdyansk, 1979) interpreta a una boliviana que jura vengarse del general que asesinó a su familia. Más conocida como modelo que como actriz, se considera una mujer de carácter, con muchos amigos y pocas ganas de pasar por una muñeca de usar y tirar. Insiste en que «no habría aceptado el papel si el guión hubiera pintado mi personaje como un objeto». De ser cierto, sería la primera en hacerlo.
—Efectivamente, el personaje de Camille diverge en muchos aspectos de las anteriores «chicas Bond». Ella tiene un pasado y protagoniza su propia historia de venganza.
—Sí, a mí me encanta que sea tan distinta a las anteriores, que sea una mujer fuerte e independiente, que arrastre sus propias heridas del pasado y tenga que luchar con conflictos internos. Creo que el público ya estaba preparado para otro tipo de «chica Bond».
—¿Qué entrenamiento tuvo que seguir para rodar las peligrosas escenas de persecuciones, explosiones y saltos al vacío que comparte con Daniel Craig?
—Tuve que entrenar durante seis meses cuatro horas diarias para aprender a luchar, saltar y manejar armas. Al principio me dolía todo, no había hecho tanto ejercicio en mi vida, pero ahora estoy orgullosa de la resistencia física que tengo. Tengo que decir que Daniel (Craig) me ayudó mucho en esas escenas, es una persona encantadora y muy profesional. Él se hirió bastantes veces pero seguía trabajando exactamente igual. Viendo la película parece muy fácil lo que hace, pero es extremadamente difícil. No es casualidad que lo eligieran para ser un 007. Por otra parte, me pusieron un profesor para practicar el acento con el que los sudamericanos hablan inglés.
—¿No le extrañó al leer el guión que usted no compartiera con 007 ninguna escena de cama?
—¡No necesito acostarme con él, prefiero pegar puñetazos!
Para no defraudar a los amantes del estilo clásico de la saga, «Quantum of Solace» introduce a M16 Agente Fields, personaje interpretado por Gemma Arterton, cuya estética virginal y actitud complaciente rinde tributo a las «chicas Bond» de los sesenta.
—¿Se ha inspirado usted también en alguna de sus antecesoras?
—He intentado concentrarme en mi propio personaje, pero para las escenas de lucha me fijaba en Michelle Yeoh («El mañana nunca muere»). Eva Green, que en «Casino Royale» interpreta a una mujer exuberante, inteligente e interesante, me ha marcado también la línea a seguir.
—¿Qué le pareció que comunistas rusos la acusaran de «traición de los ideales socialistas» por su participación en una película de 007?
—Para empezar soy ucraniana, no rusa, y llevo sin vivir allí doce años. Hasta que no me han visto en «Quantum of Solace» no me conocían. Así que, ¿qué están diciendo? Soy ciudadana francesa y sobre todo no podemos olvidar que esto es una película de entretenimiento. De todas formas, en Rusia se publican muchas cosas que no son verdad. Y de ser cierto, sería muy triste.
Aunque la hemos visto brevemente de vampira en uno de los fragmentos de «Paris, je t'aime» y más recientemente en una producción de acción, («Hitman»), la principal vocación de Kurylenko son las historias íntimas del cine independiente. Asegura que la actuación de la que está más orgullosa es la que realizó en «The Ring Finger» («El dedo anular»), un drama erótico rodado en Francia por Diane Bertrand. El último de sus trabajos para la gran pantalla es «Kirot», thriller rodado en Israel que en estos momentos se encuentra en fase de post producción. Todo apunta a que su inmersión en Hollywood está a tiro de piedra. «Sí, la verdad es que me han llegado muchas ofertas de Estados Unidos, pero quiero escoger bien. Por el momento quiero descansar de tanta acción».