Páginas

sábado, 24 de octubre de 2009

Los Numerati, el mito de la “cybersecta”

Stephen Baker escribe un libro que muestra a Google como rey de una élite que acumula información; explica a Quo que ellos son casi una orden secreta que tiene la información de cada persona.

quo
Para Stephen Baker, los números tienen la clave que permitirá establecer modelos predictivos en el futuro. Todo es cuestión de saberlos leer. (Foto: Max Olvera/Fotoarte: Luis Delfín)Para Stephen Baker, los números tienen la clave que permitirá establecer modelos predictivos en el futuro. Todo es cuestión de saberlos leer. (Foto: Max Olvera/Fotoarte: Luis Delfín)
Stephen Baker plantea una tesis próxima al sueño de los amantes de la tecnología y cercana a la pesadilla para los miles de usuarios. (Foto: Archivo)Stephen Baker plantea una tesis próxima al sueño de los amantes de la tecnología y cercana a la pesadilla para los miles de usuarios. (Foto: Archivo)

 
ENFOQUE
La lucha de las tecnológicas
Google, Apple y Microsoft se disputan el mercado de dispositivos y software con nuevos productos.
ENFOQUE
Google da herramientas a Pymes
La publicidad online puede ser un medio más eficiente de captación de clientes para las Pymes.
 
Hace 233 años, un oscuro personaje llamado Adam Weishaupt, profesor de Derecho Canónico de la Universidad de Ingolstadt (Alemania), fundó una orden que habría de conmocionar su entorno y, particularmente, a la Iglesia Católica de entonces: Los Illuminati.

Según las historias que nos llegan a la fecha (recreadas por Dan Brown en el Código da Vinci y documentadas por Paul H. Koch en su libro Los Illuminati), aquella secta inspirada en los cultos precristianos y en la masonería medieval, planeaba derrocar las monarquías de Europa y acabar con la Iglesia Católica usando los mismos métodos que usaron los jesuitas para defenderla de los protestantes.

El poder del dinero era una de sus claves; ofrecer préstamos para mantener siempre aliados incondicionales y dispuestos a hacer favores. Su consigna residía en esta tesis: si somos capaces de estar en la Tesis y la Antitesis, lograremos una guerra, y esa humanidad que resulte después será un producto tan híbrido y debilitado que será fácil gobernar...

Leyendas van y vienen de su presencia. Pero ahora, en este inicio del siglo XXI, una nueva secta se ha ido conformando. Y su poder no sólo reside en el dinero, sino en la información. Se llaman: Los Numerati.

"Son los amos del lenguaje de los símbolos -explica Stephen Baker-, son matemáticos y científicos de la computación que poseen el poder de controlar la información de nuestra vida".

¿Los ves como una secta?, le pregunto a Stephen, quien ha escrito para Business Week durante 20 años, y ahora debuta como escritor con este libro editado por Planeta.

Es una élite -responde-. Tienen mucho poder y tiene sus maneras..., maneras que nosotros no comprendemos. Es casi una orden secreta.

¿Su poder está en el dinero?

Y en la información sobre cada uno de nosotros. O si prefieres, sobre nuestros secretos...

¿Cómo se hacen de nuestros secretos?

¡Se los regalamos! Engrosamos nuestros expedientes digitales todos los días por el simple hecho de usar teléfonos celulares, laptops y tarjetas de crédito. Con cada clic en la computadora les enviamos más y más datos de nuestros hábitos, deseos, temores y necesidades...

Si le envías a un amigo una carita sonriente desde tu teléfono celular, ese minúsculo gesto corre al instante junto con miles de millones más, a través de cables de fibra óptica. Sube a un satélite, baja y se deposita en un servidor en Singapur antes de que te hayas guardado el teléfono en el bolsillo. A nuestro alrededor vuelan tantas partículas de información que el aire mismo que respiramos está saturado de ellas.

¿Como qué tantas?

Yahoo, por ejemplo, en un solo mes reúne ¡110 mil millones de datos sobre sus clientes! Ahora bien, lo difícil de esta historia es procesar los datos, decodificarlos, darles sentido. Y ahí es donde entran Los Numerati.

"Las únicas personas capaces de dar sentido a los datos que generamos son los mejores matemáticos, científicos e ingenieros de la computación. Ellos saben cómo convertir en símbolos los fragmentos de nuestra vida... Y a medida que los datos siguen multiplicándose y las computadoras son más potentes, estos maestros adquieren poder. Los magos de los datos ya se encuentran en la biología, la medicina, la publicidad, los deportes, la política... Nos están incluyendo y cuantificando." 

Los Numerati de hoy, ya están empleando nuestros datos en modelos predictivos. En la próxima década, cada uno de nosotros generará, a menudo sin saberlo, modelos propios en casi todos los aspectos de la vida. Por el momento, muchos modelos son todavía primitivos, "nos hacen parecer figuras de palo", pero la meta final es "producir versiones de seres humanos tan complejas como nosotras, cada una única". Y presenciaremos "cómo se realiza un modelo matemático de la humanidad".

¿Algo más?

Sí, los Numerati también desean modificar nuestros hábitos. Si vamos de compras, nos instan a comprar más. Están decididos a aumentar nuestra productividad en el trabajo. Como pacientes, nos quieren más sanos y baratos.

Cuenta que incluso algunas compañías como IBM y Amazon están experimentando y construyendo modelos preliminares de todos nosotros que les permitan predecir nuestra conducta:

Pueden simular cambios en una tienda u oficina para ver cómo reaccionaríamos. Y quizás diseñen, con base en cálculos matemáticos, estrategias para elevar nuestro rendimiento. Todo ello, gracias a los chips, a un clic en nuestra computadora, en nuestro celular. No se trata siquiera de que participemos conscientemente en esta tarea, ni siquiera que sepamos que nuestros fantasmas matemáticos sirven día y noche como ratas de laboratorio. El día menos pensado recibiremos los resultados de estos estudios en forma de sugerencias útiles, prescripciones u órdenes".

Esta historia me recuerda el 1984 de Orwell, al Gran Hermano.

Sí... Pero si vemos el lado positivo, hace un siglo los ricos tenían mayordomos, y los mayordomos tenían acceso a sus secretos, sabían todo para poder servirlos mejor. Y estos servicios de ahora, con tanto conocimiento sobre nosotros, nos van a dar un servicio muy atinado a nuestros gustos, a nuestras necesidades

¿Con qué actitud viste a Los Numerati  en tus entrevistas?

Son matemáticos y científicos, gente que hace su trabajo y les encanta, están muy orgullosos de lo que hacen y consideran que tienen mucha suerte. Si ves el libro platican de todo porque les encanta lo que hacen, les fascina, y todos creen que están produciendo un avance en el conocimiento humano. Pero cuando les hablo del poder que están acumulando, ellos se sorprenden porque no lo piensan. Están haciendo un trabajo para Google o para quien sea y es interesante, pero no lo relacionan con poder, y mucho menos con poder malévolo.

Pero reconocen por momentos que no estaban conscientes de lo que se podría llegar a hacer con lo que han hallado...

Sí, pero yo creo que esta gente lo ve, y yo también, como inevitable. Que así va la tecnología. Y nosotros como humanos siempre hemos hecho herramientas para ayudarnos a entendernos mejor.

¿Podría ocurrir algo parecido a la bomba atómica?

Podría ser..., alguien podría abusar de esta ciencia, sí. Y seguramente alguien va a abusar de ella, pero hasta el grado de ser bomba atómica, no creo.

A lo mejor se desata una Guerra Fría por el manejo de la información...

Bueno, la guerra más probable entre Estados Unidos y China será un guerra de Internet porque ellos pueden tumbar todo nuestro sistema de electricidad, de comunicación...

¿Dices que la próxima guerra va a ser por Internet?

Sí.., o por lo menos las primeras etapas. En Estados Unidos se sienten muy vulnerables porque los chinos tienen un Internet más nuevo, con mejores defensas. Y como el Internet nació en Estados Unidos tenemos el viejo Internet, lleno de vulnerabilidades, con agujeros. Pueden entrar al pentágono, tirar nuestras plantas eléctricas...

Mencionas en tu libro el trabajo que hacen los Numerati en Seguridad Nacional.

Ellos me dijeron que ahí se está usando muchísimo, que es clave, pero no me dieron los detalles. Lo más que me contaron es sobre el manejo de lo que llaman "El amigo próximo", un programa para identificar vínculos entre personas y que están utilizando para hallar terroristas.

¿Algo así como lo que ya hemos visto en la serie de televisión llamada Numbers?

Sí..., aunque en la serie exageran la eficacia. Es un poco más mágico en TV y no cometen tantos errores, pero con las estadísticas no se puede estar seguro.

¿Hasta dónde crees que lleguen a conocernos Los Numerati?

Yo creo que Los Numerati van a establecerse como los reyes de muchas partes de nuestra vida, pero no en el amor, porque es demasiado complicado para ellos.

¿Quién dirías que es el máximo representante de Los Numerati?

¡Google es el rey de Los Numerati! Ya lo es, además usan el dinero que ganan en la publicidad para montar la computadora más poderosa del mundo y tener más datos que nadie. Ellos tienen la mejor computadora y las montañas más grande de información.

¿Y los virreyes quiénes son?

IBM es muy grande también; Microsoft quisiera..., Yahoo quisiera, y las compañías de teléfonos en todas partes del mundo.

La entrevista se acerca a su fin. Entre tanto, Los Numerati siguen sumando y descifrando datos, siguen avanzando. Cada día que pasa nos conocen más, predicen nuestra conducta un poco mejor, y develan nuestros secretos.