Páginas

jueves, 19 de febrero de 2009

LA TETA ASUSTADA

Al inicio, Claudia Llosa no mamó del Perú. La caja chica del Consejo Nacional de Cinematografía se estima en casi 2,8 millones de nuevos soles, cifra en pañales para un país (La Teta Asustada costó, por sí sola, cerca de 1,7 millones de nuevos soles). Trabajaba en publicidad en España y con sus últimos ahorros mandó un guión a un concurso de La Habana. El resto es Madeinusa –así se llamaba el guión– y Llosa logró el aval de los productores españoles José María Morales y Antonio Chavarrías. El trío repitió esfuerzo para dar forma a La Teta Asustada.

Alan García consideró que el Oso de Oro obtenido por La Teta Asustada, el premio mayor de un Festival A-1 concedido por primera vez a una cinta peruana, “nos da presencia mundial”. A Claudia Llosa le pareció “surrealista escucharlo hablar de la película” y le pidió, en referencia al apoyo que el Estado debe brindar al cine peruano, echar “más papa al caldo”.

La papa es intrínseca en La Teta Asustada. Cuando su madre fallece, Fausta (Magaly Solier) se introduce una papa en la vagina como escudo. Ella heredó, por la leche materna, el miedo de su progenitora cuando fue violada durante la época del terrorismo. “Sólo el asco detiene a los asquerosos”, acota la directora de 32 años, quien dio con esta creencia gracias a un libro de testimonios de una universidad estadounidense. Llosa retrata realidades alucinadas, antes que ideológicas. Hiperrealistas o surrealistas.

Por su parte, Magaly Solier, 22 años, comió mal y se encerró por 6 meses para somatizar el miedo de Fausta. Ella canta para consolarse. Solier compuso canciones para La Teta Asustada. Canta desde su infancia en Huanta, Ayacucho, donde Sendero degolló a su abuela. Embelesó al auditorio de la Berlinale con su canto en quechua. Pronto parirá el disco Warmi (mujer en quechua), lanzándose al ruedo profesional.

La Teta y el Oso

Cannes, Venecia y Berlín: la santa trinidad de los festivales de cine. Un festival depende de los comités que eligen las películas, y de los jurados que las premian. Los Oscars, en cambio, dependen de Hollywood y los más de 6,000 miembros de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.

Berlín tiene un perfil más comercial que Cannes y Venecia, tal vez por su cercanía a los Oscars, a celebrarse el 22 de febrero. La presidenta del jurado de esta Berlinale fue Tilda Swinton, actriz ganadora de un Oscar por Michael Clayton, quien besó la mano de Solier tras escucharla cantar. Al igual que en Cannes y Venecia, lanzamientos comerciales se mezclan con competencia artística. Llosa, Solier y su equipo caminaron por la misma alfombra roja por la que transitaron Michelle Pfeiffer, Renee Zellweger, Demi Moore, Jude Law, etc.

Sopla en la Berlinale, además, una impronta por los marginados y los abusos de derechos humanos. Para algunos es un festival ONG o caviar. Además de los Osos, Berlín entrega el premio Teddy para los filmes de temática gay.

Como aval artístico, La Teta Asustada también recibió el premio Fipresci de los críticos para la competencia oficial. La Teta ganó por partida doble, por encima de directores maestros como el polaco Andrej Wajda y el británico Stephen Frears. De lo poco que se ha visto, impresionan algunos recursos cinematográficos de Llosa: Fausta permanece al fondo del encuadre (enfocada o borrosa, sin foco), como si no se integrara al entorno; y los primeros planos sobre el rostro de Magaly Solier, cuyo punto de vista trastoca la realidad más anodina en terrorífica. Se espera en La Teta un punto de vista más definido que Madeinusa: en ésta, el personaje del limeño (el occidental) chocó con la sierra, y el debate fue ideológico antes que fílmico. Lo delirante es que ya se acusa a La Teta de racista sin que se haya estrenado. Pero quien sí la vio es el argentino Diego Battle de La Nación, un crítico mesurado y confiable, quien no pone a La Teta ni entre sus Top 20 de esta Berlinale. “Un panorama no muy estimulante de la competencia oficial”, remarca. ¿Tendrán razón los miembros de la Fipresci o Battle? Polémicas aparte, que Claudia Llosa haya cambiado la vida de Magaly Solier y la suya las inmuniza no solo contra el miedo, sino frente a cualquier crítica. (J. Tsang)

Fuente: Caretas

Magaly Solier dijo en el Berdinale:

"A todas las mujeres, a todas, todas, del Perú y de todo el mundo, a todas les digo: tengan fuerza y no tengan miedo de hablar, no tengan miedo, como Fausta. Yo les voy a cantar así:

Cuando todavía era pequeña, me caí y me rompí mi mano, en eso me cantaste; cantemos, cantemos, cantemos bonito para olvidar el dolor, madrecita; cántame, madrecita."

Vean el emotivo vídeo de la premiación de “La Teta Asustada” en Berlín y un fragmento de esta película de Claudia Llosa que ojalá muy pronto veamos en el Perú y que sin duda dará la vuelta al mundo.

.Ve