Páginas

viernes, 16 de enero de 2009

El auge de la crisis traerá el aumento de posts pagados.

Cuando releo el Cluetrain Manifesto, sobre todo aquellos puntos que más me llamaron la atención en su momento, los que nos apuntaban al cambio de paradigmas económicos para las marcas si no hacían caso de la voz de los consumidores, no puedo evitar la sensación de estar leyendo grandes momentos de la historia de la literatura, al nivel de los mejores relatos fantásticos. De aquellos polvos, vienen estos lodos, entre ellos el concepto de que los blogs y sus responsables deben mantenerse alejados de la fiebre creciente de querer convertir en dinero aquello que escriben.

Si primero fueron los búhos (seguramente sólo nos acordamos cuatro y no os imagináis que famosísimo blog español hizo bandera en el pasado), la segunda barrera a punto de caer es aquella que dice que cobrar por un post es demoníaco, cosa de Lucifer y su malvado coro de ángeles caídos. En mi siempre humilde y corta opinión, la idea extendida de que es contraproducente para un blogger cobrar por un post es el siguiente paradigma a punto de desvanecerse. Y si lo pensamos nunca tuvo mucho sentido: escribes bien, estás informado, tus temas son interesantes, consigues un buen tráfico de lectores y ¿no te vas a beneficiar de ello? En el inicio podría valer con aparentar ser más cool que la media y que nos lo reconociese así nuestra “tribu”. Pero hete aquí que en estos momentos se suma un factor que lo cambia todo: la crisis económica.

En un entorno de escasez e incertidumbre económica, no me imagino a nadie en su sano juicio que teniendo un medio, (sí un blog es un medio, más o menos pequeño o grande, pero medio) pudiera mirar para otro lado si una empresa llama a su puerta y le dice: “te pago si escribes sobre un producto”. En el fondo muchos tienen programas de Adsense en su blog con la esperanza de ganar dinero. ¿Por qué ha de ser diferente el concepto de post pagado al de los anuncios de Adsense?

Por el temor de que te obliguen a hablar bien de un producto o servicio aunque este sea deleznable. Es como ser el guionista de series de televisión de ínfima calidad y sin embargo alta audiencia (sí, el fenómeno existe) que le permiten comer todos los meses, cuando él sabe que podría estar haciendo textos más interesantes. El miedo a prostituir el alter ego escribano a cambio de unos pocos euros.

En este punto me permito hacer una reflexión: ¿y si se pudiese conseguir lo mejor de dos mundos? Poder escribir del producto favorable o desfavorablemente, a pesar de que nos paguen. Tal vez el concepto está mal planteado desde un principio: lo que quieren las marcas que empiezan a jugar al Social Media es que escriba sobre ellas gente con audiencia. Y saben que eso tiene un precio: el de la independencia y la credibilidad del blogger. Si pretendemos que el blogger escriba de manera sumisa, están perdidas desde el principio. Y el blogger también.

Así que por hacer una predicción sobre lo que sí pasará en el 2009, aquí dejo ésta: veremos un auge de los posts pagados durante este año. Las marcas buscan audiencia y muchos bloggers dinero. Al fin y a la postre hablamos de escribir sobre productos o servicios, muchos lo hacen ya de manera gratuita sin tan siquiera ser conscientes de ello. Imagínate que más allá de una invitación chupi para ir a una fiesta, te pagan.