Páginas

viernes, 16 de enero de 2009

PostShare y la máquina de churros


Llevo unos días buscando sentido a Coguan PostShare, no al hecho de que buscan bloggers, y sí al tema de los descuentos navideños en su oferta. Porque una vez que quiero entender el modelo de negocio sobre el que se sustenta PostShare, o como dar vida a las webs cuya publicidad llevas, menos le encuentro sentido (a esos precios y a lo que implican). Ojo que no voy a comentar sobre Coguan como marketplace publicitario, y eso que hay alguna cosa que me chirria bastante. ¿Qué no veo de PostShare? Lo mismo que les define:

¿Quieres incrementar el tráfico en tu página web? ¡Invierte en contenidos para atraer a usuarios a largo plazo!

Un precio a determinar, dependiendo de la calidad que se compre, lo que implica más cantidad de palabras… y que se estén entremezclando los términos blogs con websites. Vale, y digo yo, ¿qué tienen que ver las churras con las merinas?

Las respuestas vienen con más preguntas. Esto no consiste en darle a la máquina de churros y venga a crear contenido empaquetado. No es coger a alguien para que escriba un artículo y ya está, porque se supone que se debe firmar con un nombre (tema voz humana). Consiste en que esa persona continúe escribiendo, comentando, opinando sobre la conversación bidireccional que establece con la gente que le lee y entra a opinar sobre sus ideas. No es comprar, vender y me lavo las manos. La longitud del texto no implica que las entradas o el artículo con pocas palabras no sean buenos, ¿o es que no existen auténticas maravillas entre los 140 carácteres de twitter?

El vídeo que da encabezamiento a esta entrada tiene bastante que ver como réplica a PostShare. Si cuesta que los blogs corporativos generen confianza, centrándonos en ese medio, y se busca recapacitar cómo o por qué tener uno, la solución no es empaquetar un servicio y ya está, o dar con la tecla adecuada. Consiste en saber escuchar y en aprender a escuchar. Hablamos del banco de confianza de los clientes hacia el medio, de generación de comunidades, de dar unos pasos necesarios antes de participar (y en el vídeo lo repiten sin parar muchos de los expertos en medios sociales en USA), y sin los que no es posible entender que se hace, y en consecuencia avanzar.

Es olvidarse que el marketing está ardiendo. Cierto que aquí no se ha parado de hablar de la importancia del contenido, pero tu ventana en Internet no sólo debe resumirse a eso. Entendiendo que el punto de mira está puesto en los blogs corporativos, estas palabras de David Armano respecto a la fuerte carga de trabajo que requiere tener un blog viene bien resaltarlas:

Si estás empezando desde cero y tu cabeza se pregunta por qué tus iniciativas de Social Media no son el objeto brillante y reluciente que te vendieron - es hora de preguntarse que hay de cierto hasta aquí y que va más allá del Social Media todo junto. La realidad es que resulta arduo trabajar para producir algo de valor. Es realmente duro hacer algo que enganche a la gente a conversar (de una forma correcta), y no hay nada en la estrategia, ni horas de la misma, que pueda producir confianza. La confianza viene con el tiempo, la interacción y tiene que ser demostrada.

Claro que, visto el panorama en las redacciones de los medios tradicionales, juntando ambos intereses, no hay duda por donde van los tiros. Pero que no hablen de bloggers, y si lo hacen, que expliquen lo que entienden sobre la economía de los enlaces o la del boca a boca, por decir algo en voz alta. Es decir, volviendo a un término utilizado antes, no estamos ante una máquina de churros.