Páginas

viernes, 16 de enero de 2009

Un conductor de autobuses inglés se niega a trabajar por llevar publicidad atea en el vehículo

Londres, 16 ene (EFE).- Un conductor de autobús del Reino Unido rechazó el pasado sábado conducir un vehículo al comprobar que éste portaba el eslogan 'Probablemente Dios no existe', un anuncio que forma parte de una campaña publicitaria contratada por grupos ateos y que se está llevando a cabo en varios países.

Ron Heather, natural de Southampton (sur de Inglaterra), declaró a la BBC que se llevó un gran "susto" y sintió "horror" al ver este mensaje impreso en la parte exterior del vehículo debido a sus creencias cristianas, por lo que tras comprobar que no había más autobuses disponibles se fue a casa.

"Sentí que no podía conducir ese autobús, así que se lo dije a mis jefes, pero no había otro libre y pensé que era mejor irme", explicó. La iniciativa de colocar estos mensajes en autobuses urbanos del Reino Unido ha sido llevada a cabo por la Asociación Humanista Británica, una idea que también se ha extendido a otros países como España, EE.UU., Alemania o Italia.

Estos anuncios pueden verse impresos en cerca de 200 autobuses que circulan por Londres y en 600 vehículos más por el resto de Inglaterra, Escocia y Gales.

Heather habló el sábado con sus jefes para encontrar una solución, un acuerdo que finalmente llegó al serle prometido que sólo tendrá que conducir autobuses que porten esta publicidad cuando no esté disponible ningún otro vehículo.

Esta campaña publicitaria ha sido cuestionada por el grupo de presión 'christian voice' (Voz Cristiana), aunque desde la compañía de autobuses cuyos vehículos llevan estos anuncios se recuerda que el mensaje fue aprobado por la agencia estatal de publicidad.