Páginas

sábado, 6 de septiembre de 2008

FriendFeed, novedades y su uso para la empresa

No es que me quiera convertir en un defensor a ultranza de FriendFeed, pero pienso como Miguel Guinalíu, que tiene muchas más posibilidades que convertirse sólo en el lugar donde encontrar la actividad social de ciertas personas. No sé si habrán pensado en eso los diseñadores de FriendFeed, pero lo cierto es que le han dado un nuevo lavado de imagen al sitio, y tienen en beta un rediseño, como cuentan en su blog. Entre las novedades se encuentra el Friend Lists que vendría a ser como un filtro a aquellos que consideras tus amigos de verdad, y a cuyos mensajes se les dará mayor importancia en cuanto a notoriedad, y el Fake Following, una utilidad que permitirá a los usuarios dar la impresión de que están siguiendo conversaciones sin necesidad de estar actualizando continuamente para cultivar el ego de algunos amigos (parecida a una utilidad de twitter).

Eso por el lado de las novedades. Dado que aquí nos interesa más cómo usar las herramientas sociales de cara a su uso en las empresas (si puede ser en temas marketinianos mejor), FriendFeed facilita el trabajo colaborativo en la gestión de grupos de trabajo. ¿Cómo? Haciendo uso de las rooms privadas, se pueden llevar a cabo actividades como revisión de feeds o fuentes de información interesantes para el proyecto, guardar imágenes importantes con el nuevo módulo para fotografías, compartir marcadores o presentaciones en slideshare o vídeos en Youtube, comunicar vía twitter actividades en tiempo real, y eventos posibles con upcoming… Hay que tener en cuenta que todas las fuentes que nutren a FriendFeed son públicas y que la idea que defiende su uso es aquella que la utilice como soporte más que como utilidad clave en el devenir de un proyecto secreto. Pero pensemos más allá. Si una empresa crea su perfil en FriendFeed, le permite dar a conocer y exponer su vida social online, sin esconderse, con lo que esto último implica para que aquellos internautas que siguen con interés sus pasos saquen sus buenas impresiones. Más cuando no se tiene nada que ocultar.