Páginas

lunes, 19 de mayo de 2008

Cannes espera con gran expectación y más publicidad el nuevo Indiana Jones

En vísperas de que el Festival de Cannes acoja la proyección de "Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull", la última entrega de las aventuras del arqueólogo, las expectación crece al mismo ritmo que el despliegue publicitario. EFE Todo el equipo de la película está en Cannes, un enorme decorado con el cartel cubre la fachada del hotel en el que está instalada la productora y los cortos promocionales se repiten sin cesar en el canal de televisión del Festival.

Y a las puertas del Palacio de Festivales de Cannes, donde mañana se proyectará la película, dos veces -una para la prensa y otra, el estreno de gala-, ya hay espectadores con carteles en los que piden invitaciones.

Porque si a la proyección para la prensa se entra con acreditación, a la de la noche, el gran estreno que contará con las estrellas de la película, sólo se podrá pasar con invitación.

La organización del Festival no sabe aún cuántas invitaciones estarán disponibles mañana una vez que se repartan a la productora y a los actores.

El "Grand Theatre Lumiere" cuenta con 2.321 plazas, por lo que no se podrán atender todas las peticiones de invitaciones que se recibirán, según señalaron hoy a Efe fuentes del servicio de prensa del Festival. Lo que sí saben es "que será una locura", agregaron.

Y lo que también será es una sorpresa, porque el secreto sobre la película es casi total. Ni los actores -contrato de confidencialidad obliga- ni el director, Steven Spielberg, ni el productor, George Lucas, han soltado una palabra desde su llegada a Cannes.

A pesar de las entrevistas que han concedido -a televisiones, principalmente americanas-, Harrison Ford, Cate Blanchett, Karen Allen y Shia LaBeouf no han hablado del argumento.

Aunque algunas cosas ya se saben, según los folletos publicitarios distribuidos hoy por la productora.

La acción se desarrolla en 1957 y se inicia en un desierto del suroeste de Estados Unidos, en plena Guerra Fría. Indy y su amigo Mac (Ray Winstone) acaban de escapar de una banda de agentes soviéticos que buscan una misteriosa reliquia.

Ya de regreso a casa, el arqueólogo conoce a un joven, Mutt (Shia LaBeouf) que le pone sobre la pista de un cráneo de cristal de Akator, para cuya búsqueda se van a Perú, donde se toparán de nuevo con los soviéticos, liderados por una cruel Irina Spalko (Blanchett).

También es evidente el reencuentro entre Indy y Marion (Karen Allen), su amor en la primera película de la saga, "En busca del arca perdida".

Y otro dato conocido es que Steven Spielberg, George Lucas y Harrison Ford han decidido, en una atrevida apuesta, renunciar a todas sus ganancias por esta entrega de Indiana Jones si la taquilla no supera los 400 millones de dólares
Aunque parece una apuesta segura. Las aventuras de Indy han recaudado hasta la fecha 1.200 millones de dólares en todo el mundo, 494 de ellos correspondientes a la tercera parte de la saga: "Indiana Jones y la Última Cruzada".

Ese filme fue el primero en superar los 10 millones de entradas vendidas en un solo día, cuando se estrenó en los cines en la primavera de 1989, mientras que "Indiana Jones y el Templo Maldito" (1984) superó los ingresos obtenidos en su semana de lanzamiento por cintas como "El retorno del Jedi" (1983).

La primera entrega, "En busca del arca perdida" (1981), fue la segunda que más ganó, con 384 millones de dólares.

Lo que es seguro es que los fans de Indy, cuando la película se estrene mundialmente la próxima semana, no se quedarán defraudados tras 19 años de espera desde que se estrenó la tercera entrega, mientras que habrá división de opiniones entre el resto.