Páginas

viernes, 16 de mayo de 2008

Intención-Idea, una manera de captar la esencia de tu marca

Digo una obviedad si la innovación disruptiva que tanto comenta la gente también ha llegado al marketing, motivando la aparición del ‘marketing disruption‘, y un ejemplo claro son los blogs. Comento esto porque en ocasiones las empresas no parecen darse cuenta de que esto ya no es lo mismo. A la hora de hacer branding o hablar de una marca, esto no consiste ya en buscar los valores centrales de la misma o vivir la marca, que la idea para venderla no va a venir de investigar o buscar ahí, sino todo lo contrario, que para llegar a esa idea antes hay que tener claro cuál es el propósito o la intención para llegar a la misma.

Sobre esto comenta Huge McLeod con respecto a la relación Intención-Idea. Vendría a significar conocer qué es lo que nos impulsa a hacer las cosas, viendo cuál es el verdadero significado que tiene para nosotros trabajar en nuestra empresa, no a lo que se dedica o lo que hacemos en el día a día, sino a lo que de verdad nos motiva para ir a trabajar. Una vez conocido el propósito, es más sencillo dar con la idea, y hacer que ésta sea disruptiva. Es decir, que cubra una necesidad que no se sabía que estaba presente, pero que estaba para quien la encontrase.

En el fondo, ser creativos, diferentes, dar con algo inesperado para que la gente hable y comente tu idea.