Páginas

jueves, 15 de mayo de 2008

La economía del boca a boca (V): Honestidad, sorpresa y el banco de confianza

Cuando comentamos sobre la conciencia y la credibilidad en la economía del boca a boca, Victor recordó unas palabras que pertenecen a Rosa Jiménez Caro: “La honestidad es más sencilla de lo que pensáis“. Y en sí, la honestidad, en la economía del boca a boca, es otra palabra clave, aunque como en la imagen que traemos, el ser demasiado honesto pueda acarrear problemas serios.

Cuando alguien recomienda algo, producto o servicio, se realiza desde la sorpresa que lo descubierto le provoca a uno, bien sea de forma creativa, muy complicada de lograr, bien porque descubres algo no tan creativo que se sale de lo normal y que deja en uno un recuerdo duradero. Esa es la virtud del boca a boca, que sin intercambio de por medio ni contrapartida, recomiendas el hallazgo a tu círculo de influencia. Y hablamos de una sorpresa no inducida (las mismas sí son posibles, aunque cueste pensar que no es así).

Aquí es donde entra en juego junto a la sorpresa, la honestidad, con frecuencia olvidamos su sencillez, y que atañe a la credibilidad. En el mensaje que transmitimos boca a boca, el ser honesto se da por sabido, porque entre otras cosas sin ello, el boca a boca no llegaría. La naturalidad con la que hablaríamos o escribiríamos sobre algo, cantaría si alguien nos motivara a comentar sobre un producto o servicio que no ha provocado en nosotros la sorpresa necesaria. ¿La razón? Que nuestra honestidad, indispensable para no perder la credibilidad, se vería dañada. Y no hay cosa peor que nuestro círculo de influencia entienda que no somos honestos ni creíbles. Perdemos algo de mucha importancia, que cuesta luego recuperarlo (si se llega a conseguir).

Por esa razón, se añade otro punto dentro de la economía del boca a boca: el banco de confianza. No es otra cosa que el círculo de influencia del que estamos hablando a lo largo de la entrada. Si durante un tiempo logramos con nuestra opinión convencer a la gente de que todo cuanto recomendamos es natural, honesto y creíble, provocará que las ideas o propuestas que les vayamos haciendo a nuestro banco de confianza, no caiga en saco roto, por mucho que a veces uno no esté tan lúcido en su opinión o no cale con el mensaje. El banco de confianza siempre sale en nuestra búsqueda, y son repetitivos.

En el fondo, la economía del boca a boca vienen siendo ideas muy sencillas, como lo es esta forma de marketing: influencia, ruido, comunicación sencilla, credibilidad, conciencia, honestidad, sorpresa y confianza. Palabras que se encuentran en el día a día de cualquier persona, ya sea el mundo offline, como el online de los blogs. Regresamos a las palabras de Rosa, al final es más sencillo de lo que pensamos.