Páginas

viernes, 16 de mayo de 2008

El boca a boca en poder de los consumidores

Ayer fui invitado a un evento donde se presentaba el lanzamiento de un nuevo gadget para el coche, que contaba como invitado estrella a Paul Wilson, el conocido gurú de la calma o el gurú de la filosofía zen. Lo que me llamó la atención de su ponencia fue que él creo los libros pequeños o de minibolsillo, frases trabajadas con un mensaje claro relacionado con el zen y lo que nos puede aportar, en un formato de papel no más grande que una caja de cigarrillos. ¿Por qué cuento todo esto? Simplemente porque el formato de libro que él fomentó para un consumo rápido de ideas claras, vendría a ser el twitter de hoy en día, y francamente se podría sacar un libro muy interesante.

Volviendo al marketing y enlazando la idea del anterior párrafo con la economía del boca a boca, llego a la reflexión, que está en la imagen que os hemos subido, de Hugh McLeod en twitter acerca de la creación del Boca a boca (Word-Of-Mouth):

“El Boca a boca no se crea. Es co-creado. La gente solo propaga tu virus si hay algo en él para ellos.“

Como bien apunta Brand Autopsy en la entrada en la que encontré el twitter, el boca a boca no es creado por la gente de marketing, se hace de acuerdo con los consumidores.

No hablan de beneficio económico, sino de la experiencia que consiguen a cambio. Por eso es una herramienta del consumidor, por mucho que las empresas intenten hacerse con ella.

Eduardo Soledad