Páginas

sábado, 17 de mayo de 2008

Salto en EEUU en la publicidad directa al usuario

Un hombre de mediana edad desplomado sobre una silla es la imagen de apertura del primer anuncio de televisión sobre un dispositivo médico emitido en EEUU y la causa de la última polémica sobre los límites de la publicidad directa al paciente. Un comentario editorial publicado en The New England Journal of Medicine critica con dureza el salto cualitativo que ha significado la emisión del citado mensaje comercial, ya que hasta ahora este tipo de publicidad se limitaba a los medicamentos. El anuncio, de 60 segundos de duración, continúa con el desfile de un grupo de coetáneos del protagonista desarrollando todo tipo de actividades saludables: nadar, pescar, correr...

El mensaje de fondo señala que "cuando las arterias se estrechan, también lo hace la vida", así que "es el momento de abrirlas y hacer lo mismo con millones de vidas". El secreto, y el objeto de la venta publicitaria es el Cypher, una malla intracoronaria (o stent) fármacoactiva. Este dispositivo, que está recubierto con un agente inmunomodulador (sirolimus), se coloca en los vasos coronarios mediante una intervención quirúrgica.

Como se indica en el comentario, el corto publicitario destaca casi exclusivamente los beneficios potenciales del tratamiento, pero pasa por alto muchas de sus contraindicaciones y efectos secundarios y no menciona las graves complicaciones ni el riesgo de muerte asociados a su uso.

El autor cuestiona que este salto de la publicidad de fármacos a la de dispositivos sanitarios implique algún beneficio social. Considera "absurdo" que un paciente pueda llegar a cuestionar la decisión de un cardiólogo influenciado por estos mensajes o que acuda a la consulta exigiendo un dispositivo concreto.

Igualmente, se pregunta qué sentido tiene promocionar terapias que aún siguen siendo objeto de debate por parte de los propios especialistas médicos y urge a la agencia estadounidense del medicamento (la FDA) a revisar si el contenido de esta publicidad es engañoso y representa un "descarado y preliminar experimento de intervención psicológica".