Páginas

viernes, 9 de mayo de 2008

La publicidad de Ronaldinho condiciona su salida del Barça


Pasaron las elecciones a la presidencia de Italia y Silvio Berlusconi parece haberse olvidado de Ronaldinho Gaúcho. Decimos parece, pero no es así. Mientras el mandamás de la República Italiana y del Milán echa balones fuera, Adriano Galliani sigue trabajando para ver al futbolista vestido de rossonero.

Pese a que la intención es buena y las relaciones entre el Milán y el Barça aseguran que son inmejorables, la realidad es que el futbolista sigue con la idea de continuar en la capital catalana, algo que a Roberto de Assís no le hace mucha gracia. De ahí que la intención del agente y hermano del futbolista sea conseguir la carta de libertad, elemento que serviría para negociar al alza un contrato que iguale o incluso mejore el que Ronaldinho tiene firmado en el Barça.

La explicación es que el crack podría dejar de ingresar 2'5 millones de euros si se marcha a jugar a la capital lombarda. Según ha podido saber AS, de fuentes muy cercanas al Barça, Ronaldinho tiene firmado un contrato con Nike que le garantiza unos ingresos de tres millones por campaña, cantidad que se vería reducida a sólo medio millón si no juega en la lista de equipos top que la multinacional norteamericana tiene establecida desde hace tiempo.

Por ese motivo, los De Assís, conscientes que Laporta no los quiere ver ni en pintura desde hace tiempo, tratarán de presionar para irse libres; de esta manera, a la hora de negociar con los italianos podrían forzar para que les igualaran lo que ya ingresan en el Barça añadiéndole así un plus, que contrarrestase lo que perderían con la empresa que viste al crack.